lunes, 17 de octubre de 2016

España y Portugal se acusan mutuamente de abusar de las aguas del Tajo y el Guadiana

Raúl Rejón
Portugal califica de "grave problema" el consumo español en el Tajo por el regadío y el trasvase al Segura mientras España desmiente tener "una tasa elevada".
La Confederación del Guadiana se queja de las "relevantes presiones" generadas por la presa de Alqueva en Portugal "sobre unas aguas que retornan a España".
La gestión posesiva de los cursos transfronterizos deriva en que los ríos sean los perjudicados, coinciden investigadores y ecologistas.