viernes, 25 de noviembre de 2016

España: Rita en el laberinto 

La primera vez que viajó a Madrid después de ser desalojada del Ayuntamiento de Valencia Rita Barberá se perdió en la estación de Atocha, extraña como un pato en el Manzanares. Como si no supiera cuál era su vagón, dónde estaba su salida o por qué no estaba en la puerta Paco, su taxista habitual en Valencia, el que ayer le dejaba un ramo de flores atado con una bandera de España en su portal y abroncaba a los periodistas por las últimas penurias de su clienta tras conocerse la repentina muerte de la ex alcaldesa en un hotel de la capital.