sábado, 24 de diciembre de 2016

EE.UU. salda deudas con Deutsche y Credit Suisse mientras el rescate a Monte dei Paschi evidencia que el sector sigue enfermo

María Jesús Pérez

24/12/2016
Las malas prácticas de la crisis de 2008 acorralan a la banca europea.
La crisis bancaria internacional, desencadenada en su origen por el colapso del mercado hipotecario norteamericano a raíz de las «hipotecas subprime» –que hizo caer a gigantes financieros del país como Lehman Brothers, Northern Rock o AIG–, aún colea, pero no solo en Estados Unidos, a este lado del Atlántico, en Europa, también. Ayer, dos grandes bancos del Viejo Continente, Deutsche Bank y Credit Suisse, sufrieron las consecuencias de sus malas prácticas ocho años después. El alemán anunció que aceptaba pagar 7.200 millones de dólares (unos 6.890 millones de euros) para cerrar un litigio que tenía abierto en EE.UU. sobre titulaciones de hipotecas, menos de la mitad de lo que estaban reclamando las autoridades de este país. Mientras, el banco suizo también daba a conocer el montante de la multa que la justicia norteamericana le reclama por igual razón: 5.200 millones de dólares (4.975 millones de euros).