viernes, 24 de febrero de 2017

Estados Unidos; Miles de emails revelan la connivencia del responsable de medioambiente de Trump con la industria contaminante.

Jan Martínez Ahrens
24 FEB 2017 - 00:11 CET
Las compañías escribían a Scott Pruitt las cartas oficiales y diseñaban con él la estrategia contra las leyes verdes de Obama.
Las compañías escribían a Scott Pruitt las cartas oficiales y diseñaban con él la estrategia contra las leyes verdes de Obama.
Scott Pruitt es lo más parecido a un caballo de Troya. Nunca ha creído que el hombre sea el causante del cambio climático, siempre ha defendido las industrias más contaminantes y, como fiscal general en Oklahoma, demandó 14 veces a la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Todo ello le hizo, a los ojos de Donald Trump, el candidato perfecto para dirigir la misma EPA. Un cargo que ocupó hace solo una semana y donde ya le ha estallado un escándalo: miles de emails que revelan su connivencia e incluso subordinación con la industria petrolera y eléctrica.