sábado, 11 de marzo de 2017

España vive una realidad paralela: va bien para unos pero la mayoría percibe la precariedad.

Joaquín Prieto
10/03/2017
La corrupción era una bomba de efectos retardados.
Sin llegar a utilizar el famoso lema de José María Aznar (España va bien), Mariano Rajoy y su Gobierno nos han bombardeado con la idea de que el crecimiento económico de España permite crear varios cientos de miles de empleos por año, superando así la ominosa herencia de los Gobiernos de Zapatero. Luego llega el CIS y ducha con agua fría tan dulces perspectivas, al mantener, en el último sondeo como en los anteriores, que el paro continúa siendo la principal preocupación de los españoles. El boca a boca tiene más fuerza que los argumentarios políticos, puesto que la mayoría de los ciudadanos sabe de la precariedad y bajos salarios que frecuentemente se esconden tras las gélidas cifras de los contables del empleo. Seguir leyendo....