lunes, 17 de abril de 2017

España; La inmoralidad de Rodrigo Rato no conoce límites.

17/04/2017
Resulta difícil encontrar un parangón en la política española, incluso en la europea, de un dirigente que acumule tanto poder como Rodrigo Rato y que luego acabe dilapidando todo su crédito político y moral por el sumidero de la inmoralidad. Rato fue ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno, y luego director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), un cargo con rango de jefe de Estado. Fue el rostro del milagro económico del mandato de José María Aznar. Y, con independencia de otras consideraciones sobre la gestión económica de aquella etapa, lo cierto es que su ejecutoria ha quedado hecha trizas por el obsceno comportamiento de quien abusó de su posición para su lucro personal.
Leer más>>