viernes, 7 de abril de 2017

Rusia decidió no defender a Assad: por qué esto no es (aún) la IIIª Guerra Mundial.

Daniel Iriarte
07.04.2017 – 20:02 H.
RUSIA OPTÓ POR NO ACTIVAR SUS DEFENSAS AÉREAS.
Esta madrugada, el presidente estadounidense Donald Trump ha ordenado el bombardeo de la base aérea siria desde la que presuntamente se lanzó el ataque químico que esta semana mató a al menos 86 personas en la localidad de Jan Shijún: 59 misiles Tomahawk lanzados desde navíos en el Mediterráneo han caído sobre la instalación, en lo que oficialmente pretende ser una advertencia al régimen de Bashar Al Assad de que no asuma que sus acciones quedarán impunes. Desde el punto de vista militar, la operación ha sido impecable. Aunque se estima que ha costado casi 15 millones de dólares, no se han producido bajas en el bando atacante, y lo más importante: al lanzar los misiles desde barcos, se ha evitado la posibilidad de que aviones estadounidenses entrasen en combate con cazas sirios o, más preocupante, rusos, lo que habría supuesto un enorme riesgo de escalada hacia una guerra abierta con Rusia. Seguir leyendo....