sábado, 20 de mayo de 2017

Brasil debate la mejor solución para la salida del presidente.

Marcela Valente
20/05/2017
El Supremo investiga a Temer por obstruir a la justicia y por organización criminal.
Paralizado por la catarata de denuncias en su contra, el presidente de Brasil, Michel Temer, objeto de una investigación penal por autorizar la compra del silencio de un testigo, se mantenía ayer aferrado al cargo en procura de ganar tiempo y aplazar así un desenlace que se anticipa inevitable. Según el editorial del influyente O Globo, Temer «perdió las condiciones morales, éticas, políticas y administrativas para seguir gobernando». El periódico, que dio a conocer las cintas que delatan al presidente, advirtió que si no renuncia arrastrará al país a una crisis aún más profunda. En este escenario, comienzan las especulaciones sobre cómo encarar la crisis una vez Temer deje el poder. Analistas, legisladores y dirigentes sopesan si es mejor adelantar elecciones o hallar una salida en el Congreso. Leer más>>