lunes, 22 de mayo de 2017

España; Los barones advierten que el «fuego amigo» de Cifuentes perjudica al PP.

Carmen Morodo
. 21/05/2017
Avisan de que luchar contra la corrupción no es para ponerse medallas sino un servicio al partido.
En el PP no se habla de la sucesión de Mariano Rajoy. Es un tema que está fuera del mensaje oficial. Y que entre ellos tampoco abordan porque nadie tiene ni idea de cuándo o por qué se puede abrir esa discusión. Pero, sin embargo, es la clave con la que sí se interpretan ya los movimientos de quienes han sido señalados como presuntos delfines o de quienes se han señalado a sí mismos, con el aliento de sus círculos de poder, como candidatos a suceder al presidente del partido. Entre los nombres sobre quienes se especula que pueden tener algo que decir cuando se abra este debate están el de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, o la propia presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Hay camarillas más activas, y otras que ni siquiera lo están. No todos están actuando igual. En este contexto, las alusiones de Cifuentes al «fuego amigo» para defenderse de los informes de la Guardia Civil que la relacionan con el presunto amaño de contratos por parte de la Asamblea de Madrid al grupo Cantoblanco, del empresario Arturo Fernández, han despertado malestar interno. Su papel de justiciera de la corrupción ya levantó recelos dentro de su partido y tampoco ha sentado bien que apunten desde su entorno a supuestos empujones desde dentro del aparato popular para echar tierra sobre los informes que se han conocido al levantarse el secreto de sumario y que siembran dudas sobre su imagen al frente de la regeneración democrática del partido. Cifuentes se ha defendido con críticas a la Guardia Civil, pero también apuntando contra dentro, como si hubiera la intención de perjudicarla en su carrera política. «Puede sentirse injustamente tratada, pero su problema no está dentro del PP», sostienen en Génova. Leer más>>