miércoles, 31 de mayo de 2017

España; Maza debe cesar a Moix ya.

Victoria Prego
31/05/5017
Cuando uno ocupa un puesto tan relevante, y en este tiempo también tan delicado, como la jefatura de la Fiscalía Anticorrupción, uno no tiene la única obligación de ser un buen fiscal, de ser honrado y de poder exhibir un currículum impecable y una hoja de servicios que no tenga ni un solo borrón. Además de todo eso tiene que estar, como dicen los prestidigitadores cuando hacen un juego de manos: con “nada por delante y nada por detrás”. Eso quiere decir que nada, absolutamente nada de lo que tenga que ver con su vida pasada, y esto significa que hay que ampliar mucho el visor, puede ser objeto de sospecha o de duda. Y si eso debe ser así en unas circunstancias de normalidad, lo cual significa en ausencia de enfrentamientos relevantes, con mucho mayor motivo tiene que quedar asegurado cuando uno, como fiscal jefe Anticorrupción, se dispone a mantener un pulso con aquellos a los que debe conducir y reorganizar en un proyecto que cuenta de antemano con la resistencia activa de los afectados. Si ese “nada por delante, nada por detrás” es necesario en todos los casos,resulta directamente esencial y de vital importancia cuando uno entra en una guerra, por correcta en las formas que sea, y ésta ni siquiera lo es. Y el fiscal Manuel Moix desencadenó una guerra en el momento en que intentó cambiar los modos de actuación de los fiscales bajo su mando. Leer más>>