sábado, 27 de mayo de 2017

España sentencia las corridas, pero cada vez maltrata más toros en sus fiestas populares.

Lucía Villa
27/05/2017
Los festejos como los encierros, las capeas o los correbous han aumentado en más de 3.000 en los últimos cinco años. Hay la mitad de corridas y novilladas, en cambio, que en 2007. 
Pelado, el primer Toro de la Vega (ahora Toro de la Peña) en sobrevivir a la polémica fiesta de Tordesillas, se convirtió el año pasado en un símbolo de la lucha animalista que desde hace décadas pelea por el fin de estos espectáculos. Pero el mapa de la diversión popular a costa del maltrato animal no empieza y acaba en la localidad vallisoletana. La geografía española está repleta de puntos negros donde sobre todo toros, vaquillas y becerros –pero también otros animales- sufren y mueren cada año en nombre de la tradición. Leer más>>