jueves, 1 de junio de 2017

España, principal sospechoso de fraude en la gestión de ayudas europeas.

David García-Maroto
1/6/2017
La Comisión Europea incluyó en sus últimas recomendaciones individualizadas a los Estados miembro un recado para España: No se está haciendo lo suficiente para atajar la proliferación de investigaciones por supuestos casos de corrupción. En aquel informe se hacía una velada referencia a procesos como la trama Gürtel, Lezo o la Púnica. Procesos que desde el Gobierno se han tratado como casos aislados.
Sin embargo, un nuevo documento de la Oficina Europea Antifraude (OLAF) posiciona a España como el país en el que más posibles irregularidades se han detectado entre 2013 y 2016 en relación a los fondos estructurales –destinados a promover el desarrollo y la cohesión entre los Estado de la UE– y políticas agrícolas, cuya gestión recae en el Estado.