lunes, 10 de julio de 2017

España da el primer paso para reaprovechar el desperdicio de comida.

Érika Montañés.Foz
09/07/2017
La ecuación parece sencilla: dar al necesitado lo que le sobra al que no lo está. Un gesto que, extendido al excedente de comida que se tira a la basura en hogares, supermercados, restaurantes y cadenas de restauración, multiplicaría sus efectos y podría taponar cualquier crisis alimentaria. Es lo que en buena medida se ha logrado en Italia, desde que en 2003 aprobase el proyecto Siticibo para donar a bancos de alimentos la comida sobrante. Con él han pasado de 88.000 raciones de comidas excedentes en 2005 a 1.560.000 en 2015, que se repartieron entre 8.100 instituciones benéficas. Un precedente que España puede tomar como ejemplo para desarrollar su «ley del Buen Samaritano», a la que el Congreso dio el primer empujón el pasado 29 de junio y que ahora debe seguir su tramitación parlamentaria. Leer más>>