sábado, 1 de julio de 2017

ESPAÑA; DOCE AÑOS DEL INCENDIO DE GUADALAJARA.

DAVID BRUNAT
01.07.2017
Bosques igual de verdes y pueblos sin futuro: lo que pasa años después de un gran incendio.
En contra de la creencia popular, las llamas no están deforestando nuestro país ni sirven a oscuras tramas urbanísticas. En cambio, sí arruinan la economía y el futuro del mundo rural.
Cuando el fuego prende, todos nos sobresaltamos. Manos a la cabeza, suspiros de indignación, preocupación por quienes pasan la noche en un polideportivo, miedo por los bomberos que se juegan la vida bajo las llamas. Son días en los que no se habla de otra cosa. Hasta que el fuego es controlado y extinguido. Entonces se hace un recuento de hectáreas quemadas, vemos imágenes desoladoras, torcemos una mueca y vuelta a la normalidad. Pero tras el incendio, ¿qué pasa? ¿Queda ese lugar condenado a muerte o sigue la gente viviendo entre paisajes de ceniza? ¿El fuego convierte el monte en un erial irrecuperable o resucita con el paso de los años? Leer más>>