domingo, 30 de julio de 2017

Francia: Macron irrita a Italia con sus maniobras políticas y económicas.

Silvia Ayuso
Daniel Verdú
29/07/2017
La nacionalización de unos astilleros acaba con la paciencia de Roma, molesta ya por la negociación libia.
Las ancas de rana son una delicatessen francesa. Pero lo que Italia se ha tragado esta semana son varios sapos, todos de procedencia gala. La decepción con el presidente francés, Emmanuel Macron, ya no es ningún secreto. Sus últimos movimientos respecto a la situación de Libia, a la crisis migratoria y, finalmente, sobre la nacionalización temporal de los astilleros de Saint-Nazaire, a cuya mayoría accionarial aspiraba la compañía italiana Fincantieri, han irritado enormemente a Roma. El Elíseo intenta calmar los ánimos, pero no lo va a tener fácil. Leer más>>