martes, 17 de enero de 2017

Rusia quiere incorporar a delegados de Trump y de las milicias al diálogo sobre Siria

Pilar Bonet
17 ENE 2017 - 17:50 CET
El Kremlin invita al futuro Ejecutivo de EE UU y a los rebeldes a la reunión del día 23 en Astaná.
Rusia quiere que tanto los representantes de la nueva Administración norteamericana, que comienza su andadura el próximo viernes, como los jefes de las milicias sirias estén presentes el próximo 23 de enero en la conferencia sobre Siria que debe celebrarse en Astaná, la capital de Kazajistán, según manifestó el ministro de Exteriores ruso Serguéi Lavrov el martes en Moscú. Esta cita está todavía en fase de preparación y su “diferencia cualitativa más importante” con anteriores intentos de sentar a la mesa a todas las partes involucradas en la guerra civil en Siria será “la participación de gente que con las armas en la mano se enfrentan entre sí en tierra y que controlan determinado territorio en la República Árabe Siria”, según dijo Lavrov, en su conferencia de prensa anual. El ministro no dio ningún detalle sobre eventuales participantes concretos.