domingo, 23 de abril de 2017

Francia libra la batalla electoral que decidirá el rumbo de Europa.

Logotipo de EL PAÍS
Marc Bassets
23/04/2017
La tercera ronda en la batalla mundial entre el populismo y el statu quo, entre los soberanistas y los internacionalistas, entre las fuerzas del repliegue y las de la apertura, se libra en Francia. Después del referéndum británico sobre la Unión Europea y de la elección de Donald Trump en Estados Unidos, las presidenciales francesas exponen de nuevo las fracturas del mundo desarrollado. Millones de ciudadanos están convocados el domingo en la primera vuelta de las elecciones para elegir al sucesor de François Hollande. Las elecciones —en la práctica, un referéndum sobre el futuro de Europa y sobre el orden occidental en el que Francia es pieza esencial— repercutirán más allá de las fronteras de este país.