miércoles, 21 de junio de 2017

España; Libertad para mí, vetos para los demás.

Fernando Hidalgo
21/06/2017
¿Qué hacemos con las libertades? ¿Las defendemos, cuidamos y potenciamos? ¿Las dejamos en remojo y nos olvidamos? ¿O les ponemos grilletes? La respuesta parece obvia: siempre proteger la libertad. ¿Pero estamos dispuestos a hacerlo con todas las consecuencias, incluso cuando no nos conviene?
Ser libre en plenitud es un anhelo masivo. Lo consideramos un derecho irrenunciable y no aceptamos que nadie nos lo limite. Pero la cosa cambia cuando se trata de defender la libertad de los demás. Llevamos muy mal que el prójimo, no ya sea diferente, que por ahí podemos pasar, sino que ejerza de diferente, que entonces puede que nos pise algún callo y veamos las cosas de otra manera.