domingo, 4 de junio de 2017

Turquía, tierra de nadie para los refugiados sirios.

Rosa Meneses
4 junio 2017
Quince meses después del acuerdo entre la UE y Ankara, los sirios siguen varados en campos de acogida, mientras crece la tensión social entre la población local y los que han huido de la guerra vecina.
Turquía, el país que acoge al mayor número de refugiados sirios, mira a Europa para que ponga fin a la guerra en el país vecino. Pero 15 meses después del acuerdo que la UE firmó con Turquía para que Ankara frenase la llegada de refugiados y migrantes a las costas europeas, a cambio del reasentamiento de refugiados sirios en Europa y de una ayuda financiera de hasta 6.000 millones de euros, el fracaso es patente y Turquía se ha convertido en un limbo de olvidados. No se ha producido la devolución masiva a Turquía de los refugiados sirios llegados a Grecia y tampoco se han abierto vías legales para reasentar a los que están en suelo turco en países de la Unión. Ni siquiera la UE ha asumido un rol en la búsqueda de una solución política. Leer más>>